el canal 98
(la vida, vista desde la cámara del palier de la planta baja)


La Pochi finalmente se decidió, y contrató la TV por cable.

Lamamádelapochi descubrió un canal que la tiene atrapada, y cuenta lo que ve
..............................................................................................................................................................................

viernes, 30 de abril de 2010

En el canal 98 hicieron un concurso de frases infantiles

Resulta que al mediodía, el descuartizador puso un tablón que iba desde la puerta de vidrio hasta la puerta de los puntos.
Entonces empezaron a llegar al estudio los mismos niñitos escolares que habían participado en el concurso del otro día.
Otra vez estaban bastante desprolijos y con los guardapolvos todos manchados. Yo no sé cómo los padres de esas criaturas no los ponen un poco más presentables, si saben que van a salir en la tele.
Parece que el primer tema era sobre deportes, porque el primero que llegó, se puso en cuatro patas en el tablón, sacó un lápiz de la cartuchera, y con la parte de atrás escribió en el cemento: "Rácing sos de la B". Siguió caminando y se metió en la puerta de los puntos. Enseguida vino otro, que tachó lo que había escrito el primero, y puso: "Rojo amargo y botón".
Después entró otro que para mí que debe ir a un colegio religioso, porque puso: "El Santo se la come, el Globo se la da". Seguro que hablaba de la hostia.
Los que participaron después, ya se empezaron a poner un poco maleducados.
Un niño escribió: "Vanessa trola". Atrás vino corriendo una nena, que lo zamarreó del guardapolvo, le tachó la frase, y puso: "Brian pelotudo y maricón"
Otra nena que vino un poquito más tarde, empezó escribiendo: "La Seño... Yo me puse contenta, porque pensé que iba a hacer una composición tema: Mi maestra. Pero no. Lo que puso fue: "La Seño se la transa a la Directora. Yo las vi en la sala de maestros"
El último que participó se ganó el premio. Estaba arrodilladito escribiendo: "El encargado se come a la esposa del farmacéutico del 6ºB"
Justito cuando terminaba de escribir, vino de atrás el descuartizador, y le pegó una tremenda pateadura en el trastecito, que lo hizo dar una vuelta en el aire, y el niñito cayó en el cemento al lado de la huella del culo de la actriz de la novelas erócticas. Quedó preciosa, la siluetita. Hasta salió con el lápiz en la manito. Ese quedó para la posteridad.
Igual, mucho no me gustan los niños que participan en los programas de ahora, porque son un poco mal hablados. Los que sí eran muy educaditos eran los de La Justa del Saber, que lo conducía Julio Bringuer Ayala, paz descanse.
Photobucket

miércoles, 28 de abril de 2010

¡El canal 98 parece Jolibud!


Resulta que después que el loco ese rompió todo el piso del estudio, vinieron otros dos que pusieron una máquina en la vereda, que parecía una licuadora, pero gigante. Ahí adentro le echaron arena, cemento y bastante agua, y la pusieron a funcionar. Al rato, se ve que se había mezclado todo. Entonces uno iba sacando la mezcla esa con un balde y la iba tirando en el piso. El otro, que estaba en cuatro patas, la iba alisando con una maderita. Estuvieron así toda la mañana, hasta que quedó todo lisito. Justo cuando habían terminado y estaban en la puerta de vidrio para irse, el descuartizador, que le seguía haciendo reportajes a la gente que pasaba por la vereda, les señaló el piso y les empezó a decir algo. No sé qué les habrá dicho, porque el 98 sigue sin sonido, y en blanco y negro. Pero se ve que mucho no les gustó, porque empezaron a discutir, y en una de esas, el más grandote de los dos le pegó un empujón, y el descuartizador se cayó de boca adentro del estudio. ¡Qué plato! ¡Cuando se levantó, en el piso había quedado dibujada la silueta! ¡Como en Jólibud, pero en vez de las manos, todo el cuerpo! A mí me parece que se merece el homenaje, porque el pobre hombre hace de conductor de los programas de concursos, de descuartizador, trabaja en las novelas erócticas, hace de notero en exteriores, y encima pasa el plumero y lustra la manija de la puerta de vidrio.
Al ratito entró ese que se parece al abogado del 7ºC, ese que es tan conversador. Bueno, iba hablando por celular y haciendo ademanes, y pasó como si nada. Dejó varias huellas de los pies desde la puerta de vidrio hasta la puerta de los concursos.
La que estuvo bárbara fue la actriz de las novelas erócticas que se parece a la atorrantita del 5ºC. Esa bajó corriendo de la escalera que está al lado de la puerta de los puntos, y se ve que en el último escalón se resbaló. La cosa es que se cayó de traste en el medio del estudio. Como estaba con una minifalda cortita, en el piso quedó la huella del culo, con la marca de la tanguita y todo.
Parece que el empresario millonario que compró el canal quiere levantar el raitin. En una de esas, hasta lo contrata a Tinelli.


Photobucket

lunes, 26 de abril de 2010

Parece que al canal 98 lo compró un empresario


Hoy a la mañana tempranito puse el canal 98, porque me quedó la curiosidad de ver si el descuartizador había salido del pozo de los arqueólogos. Parece que sí, porque estaba en la vereda. Se ve que como el estudio sigue en remodelación, los del canal lo pusieron a trabajar como notero en exteriores: se pasó toda la mañana conversando con cuanta persona pasaba por ahí. Seguro les decía que opinaran sobre la inseguridad, la inflación, y otros temas candentes. Eso sí: en vez de un micrófono para hacer las entrevistas a los transeuntes, en la mano tenía un trapito, y cada tanto le pegaba una lustrada a la manija de la puerta de vidrio. ¡Cómo lo explotan a ese pobre hombre! ¡Ni siquiera cuando lo ponen a trabajar de periodista le dan un descanso con las tareas de limpieza!
El que ya no estaba era el loco del pico y la pala que había roto todo el piso del estudio. Menos mal que alcanzó a sacar todos los restos de baldosas, porque ahora el contairner está que rebalsa. Hay un escritorio, una alfombra hecha un rollo, dos sillas rotas, eccéctera. Parece que están renovando hasta las oficinas del canal. Lo único que me pareció raro, es que en el contairner también había un lavarropas oxidado, y una tabla de planchar.
Para mí que al canal lo compró algún empresario millonario, y lo está poniendo a nuevo, porque después lo va a aprovechar para hacer campaña para Presidente.
Ojalá, porque así contratan más personal y se dejan  de explotar al pobre descuartizador, que ya le tomé cariño.
Eso sí: espero que no se les ocurra pasar nada más que programas de política, que son tan aburridos.

Photobucket

domingo, 25 de abril de 2010

¡Parece que van a suspender la programación!


Ayer a la  mañana, ni bien se fue la Pochi para el ministerio, puse el canal 98 para ver si había algún noticiero que hablara del batifondo que se armó en el debate de los políticos.
Pero resulta que había un tipo con un pico, dándole y dándole al piso. Primero pensé que era un boquetero que lo habían pescado con las cámaras de seguridad de algún banco, pero no. El tipo no estaba haciendo un pozo, y no era un banco lo que mostraban. ¡Era el estudio del canal!
Estaba rompiendo todas las baldosas del piso, y cuando se le juntaba una montaña de pedacitos de baldosa, las juntaba con una pala, las metía en una carretilla, y las sacaba a la vereda, por la puerta de vidrio. Ahí tomaba carrera, y subía por una tabla hasta el borde de un contairner. Entonces volcaba los pedacitos de baldosa adentro, y bajaba marcha atrás por la tabla. Era bastante gracioso, porque en una de esas le erró a la tabla, y se cayó con carretilla y todo adentro del pozo de los arqueólogos, que sigue abierto.
Mientras, el actor que hace de descuartizador y a veces conduce el programa de concursos, estaba en la vereda, y cada vez que pasaba el de la carretilla por al lado, se ve que le hacía algún comentario.
De vez en cuando se asomaba para adentro del estudio, y parecía que le daba alguna indicación al tipo. Quién sabe, capaz que los del canal se decidieron a modernizar un poco el estudio, y lo pusieron de capataz, total mientras tengan todo el piso roto no van a poder pasar ningún programa.
Pero parece que al que rompía el piso no lo convencían mucho las indicaciones, porque a la cuarta o quinta vez que el descuartizador le fue a hablar, el tipo revoleó el pico, agarró la pala, y lo empezó a perseguir como para aplastarle el occipucio.
¡Qué plato! Ahí el que se cayó al pozo de los arqueólogos fue el descuartizador. Pero para mí que eso le salvó la vida, porque el otro, en vez de tirarse adentro del pozo y rematarlo, parece que se arrepintió y volvió para adentro, a seguir rompiendo el piso.
Si van a estar  muchos días remodelando el estudio, les va a bajar el raitin

Photobucket

martes, 20 de abril de 2010

En el canal 98 volvieron a pasar un debate de políticos


Ayer a la nochecita, mientras esperaba que llegara la Pochi del Ministerio, puse el 98, y estaban dando un programa de esos donde hay varios políticos sentados, y discuten distintos temas.
Estaban sentados en redondo, y el conductor, que era el mismo de la otra vez, estaba parado adelante del escritorito que hay al lado de la puerta de vidrio.
Primero el conductor sacó unos papeles de una carpeta, y se los leyó a los políticos. Se ve que les estaba diciendo el tema para que opinaran. Capaz que una ley nueva, o algo así.
Me llamó la atención que al lado tenía un asistente con un bolso grandote apoyado en el piso. La cosa es que antes de que los políticos se pusieran a opinar, el asistente empezó a sacar del bolso unas cuantas baldosas, todas con distintos dibujos, y se las fue dando a los políticos, que las miraban un poco y se la pasaban al de al lado. Vaya a saber por qué, pero  se ve que se fue calentando el ambiente, porque se pusieron a discutir cada vez más acalorados.
Para variar, entre los invitados estaban la diputada del perrito que se parece a la vieja del 3ºB, y el político nervioso que es igual al del 3ºA. El 98 parece TN: siempre lleva a los mismos políticos.
La cuestión es que esos dos eran los que más discutían. En un momento, el nervioso levantó la baldosa que le había tocado como para partírsela en la cabeza a la diputada, pero entre el conductor que lo agarró justo del brazo, y el perrito de la diputada que le saltó a las partes íntimas y se le quedó prendido de ahí, lo calmaron un poco.
Pero los demás no se quedaban atrás. Había uno, bastante parecido al Doctor que vive en el 1ºB, que casi se agarra a las piñas con el conductor. Y dos mujeres  que tironeaban de la misma baldosa, hasta que se les cayó al piso y se rompió en pedacitos. Uno que tenía pinta de concejal, discutía con uno que lo ví parecido al abogado que vive en el 7ºC: le señalaba el piso, después la baldosa que tenía en la mano, y después se señalaba el costado de la cabeza, con el dedo haciendo circulitos, como diciéndole que estaba loco.
En eso pasaron una tanda publicitando los otros programas del canal: entró por la puerta de vidrio la actriz de las novelas erócticas, con una pollerita que pareciá una secretaria de Sofovich, pasó revoleando el culo entre medio del batifondo, y se metió en la puerta de los concursos.
Ahí se calmó un poco la discusión, sobre todo porque a los hombres se les fueron los ojos y se quedaron con la boca abierta, como tarados.
Yo, para programas de política, en vez de estos descontrolados que pasan en el 98, lo prefiero a Mariano Grondona, que es muy prolijito.

Photobucket

domingo, 18 de abril de 2010

En el canal 98 empezaron a dar una novela subida de tono


En el canal 98 empezaron a dar una novela subida de tono
Parece que los del 98 estaban flojos con el raitin, y entonces pusieron una novela como las que pasan ahora por la tele, con escenas erocticas.
Resulta que ayer a la hora de la siesta, puse el 98 porque las novelas del 9, que son todas con actrices vestidas de dama antigua ya me están aburriendo un poco.
¡Y resulta que estaban dando una novela nueva!
El actor que a veces hace de descuartizador o de conductor de los programas de entretenimientos, estaba de nuevo barriendo el piso del estudio con un escobillón. En eso entró desde la calle la actriz esa que se parece a la atorrantita del 5ºC, que hacía mucho que no la veía.
La chica le hizo una sonrisa, y le dijo algo al oído. Entonces el actor trabó la puerta de vidrio con el escobillón, y se fueron los dos para el lado de la escalera que está al lado de la puerta de los puntos.
Cuando empezaron a subir, él ya la iba agarrando del culo. En vez de seguir subiendo, se quedaron en el descanso. No se veía bien, porque ahí está medio oscuro. Se ve que en el 98 tampoco tienen plata para pagarle a un iluminador. Igual, por lo poco que se alcanzó a ver, casi me da un ataque de presión: ¡Dios mío! ¡Cómo se manoteaban esos dos! En un momento me parece que la chica se arrodilló en el piso. A lo mejor era porque se arrepintió de las cosas que estaba haciendo, y se puso a rezar.
La cosa es que en ese momento llegó al estudio una señora con dos nenes, y como no podía entrar porque la puerta estaba trabada con el escobillón, se puso a golpear el vidrio con una llave. Entonces el actor bajó rapidito, y le destrabó la puerta. La señora parecía como enojada, y se metió con los nenes en la puerta de los puntos. Sacó ocho.
Al ratito, la actriz bajó de la escalera, y también se metió en la puerta: sacó 5.
No sé si no entendí bien el argumento de la novela o si se les mezcló la novela con el programa de concursos.
Para mí que este programa lo pusieron de apuro para darle un papel más entretenido al actor, porque con esto de que lo tienen hasta para hacer la limpieza, seguro que los había menazado con renunciar.

jueves, 15 de abril de 2010

Había una escalera en el estudio del canal 98!


Había una escalera en el estudio del canal 98!
Resulta que esta mañana, al actor ese que hace de descuartizador y de conductor de los programas de entretenimientos, los del canal lo tenían de nuevo haciendo tareas de limpieza. Estaba dale que dale pasando un plumero por todos lados. En una de esas se acercó a la cámara, y se ve que sin querer le pegó un plumerazo, porque la imagen se corrió para un costado.
¡Y resulta que al lado de la puerta de los puntos había una escalera!
Claro, antes no se veía, porque la cámara la tenían siempre apuntando para el mismo lado. Se ve que en ese canal siguen muy mal de plata, porque ni siquiera les alcanza para pagarle a un camarógrafo que vaya enfocando los distintos sectores del estudio. Una lástima, porque los televidentes nos estábamos perdiendo de ver una parte del decorado.
Parece la escalera por donde entraba Mirtha al programa de los almuerzos.
Y me llamó la atención, porque el cartelito que está arriba de la puerta de los puntos, en vez de un número, tenía letras: PA, decía. Y se prendía y se apagaba todo el tiempo. Seguro que es algo de los concursos, y yo me perdí la parte donde lo explicaban. Para mí que significa Participe Ahora, o Puntos Acumulados, vaya a saber.
Igual no me enteré, porque me quedé mirando, y no salió ni entró nadie por la puerta.
Pero, hablando de Mirtha Legrand, al rato bajó por la escalera una actriz que era igualita a la vecina del 9ºC, que con la Pochi la llamamos la Señora Mirtha, porque se la da de distinguida, y habla en difícil, pero prácticamente no tiene dónde caerse muerta, porque vive de la pensión del difunto marido, que era empleado del correo.
La cosa es que la actriz terminó de bajar la escalera agarrándose de la pared. Parece que estaba como agitada, porque tenía la lengua afuera y los ojos medio salidos.
En cuanto vio la puerta de los puntos, se le paró enfrente, y le empezó a pegar patadas y trompadas, y se nota que gritaba como una descosida. Es lo que parecía, porque el 98 sigue en blanco y negro y sin sonido.
La verdad, la actriz esa me hizo acordar a la Mirtha Legrand de verdad cuando la filmaron sin que se diera cuenta, diciendo ¡Carajo, mierda! ¡Qué plato!
Ahora que lo pienso bien, para mí que en vez de actriz, la señora era una participante de los concursos del canal, y lo que significaba el cartelito de los puntos era "Perdió, Aguantesé".

martes, 13 de abril de 2010

¡Por fin alguien ganó un premio en los concursos del canal 98!


¡Por fin alguien ganó un premio en los concursos del canal 98!
Ayer a la tardecita, cuando terminó la novela, puse un rato el 98 para ver qué estaban dando. Y justo pesqué el programa ese de los puntos.
Participaba una parejita.
Resulta que la chica estaba entrando al estudio, y antes de que se cerrara la puerta de vidrio, el muchacho llegó corriendo desde la calle, y la abrazó.
Bastante bruto el chico, la verdad, porque con un brazo la agarró a la altura del cuello, y con el otro le tenía la muñeca.
La cosa es que ella parece que no se puso muy contenta de verlo, porque no le dio ni un beso. Es más: ni una sonrisa le hizo. A lo mejor era porque el chico llegó justo sobre la hora del concurso.
La chica me hizo acordar a una que vive en el 10º D, que dice la Pochi que trabaja en una empresa extranjera y gana muy bien.
Se ve que las pastillas esas que me recetó el Doctor del PAMI, que me hacen verle cara conocida a la gente que aparece en la tele no me hacen efecto con todas las personas, porque al muchacho no lo ví parecido a nadie.
La cosa es que se metieron rapidito en la puerta de los puntos, y empezaron a sumar. ¡Y llegaron hasta el 10!. Vaya a saber qué prenda les tocó.
En eso llegó al estudio el tipo que a veces hace de descuartizador y a veces de conductor. Esta vez le tocó barrer el piso con un escobillón. Los directivos del canal van a tener que contratar más artistas, porque si no éste un día se va a cansar y les va a renunciar.
Al ratito nomás, el cartelito de arriba de la puerta le empezó a bajar puntos a la parejita: 9, 8, 7, ecéctera,y los dejó de nuevo en cero. Yo dije: seguro que hicieron mal la última parte de la prenda, y por eso les descontaron todos los puntos.
Cuando se abrió la puerta, salió el muchacho solo, sin la chica, y resulta que no había perdido. Al contrario: ¡se había ganado unos premios bárbaros! En una mano llevaba una lactop, y abajo del otro brazo un televisor de LSD. Ahora, yo digo, a éstos del 98 siempre le faltan cinco para el peso: ¿qué les costaba entregarle los premios cada uno en su caja, con un moño, en vez de dárselos así nomás, con los cables colgando?
Eso sí: el muchacho era un guarango, nomás. Porque el conductor, que estaba terminando de barrer la tierrita para afuera, cuando lo vio, largó el escobillón y lo quizo abrazar, se ve que para felicitarlo. Y el chico, en vez de agradecerle, le pegó un empujón que lo dejó desparramado en el piso, salió corriendo, se subió a un auto que lo estaba esperando, y desapareció. Ni fue capaz de esperar a que saliera la novia.
Los del canal tendrían que hacer mejor el catering para elegir a los participantes.
Igual yo prefiero mirar el 98, porque los noticieros que dan en los otros canales a esa hora me dan impresión. Se la pasan todo el tiempo dale que dale con el asunto de la inseguridad.

viernes, 9 de abril de 2010

Ayer a la hora de la siesta, hubo un batifondo en el departamento de al lado


Ayer a la hora de la siesta, hubo un batifondo en el departamento de al lado.
Yo me había tirado en la cama un ratito, antes de la novela del 9, porque la comida me había caído un poco pesada. La Pochi me había dejado milanesas de soja, que dice que son muy sanas. Así que yo me las preparé a la napolitana, y ya que estaba, me hice unas papas fritas y un par de huevos fritos. Pero me parece que lo que me hizo mal fue la mayonesa, porque como no había lait en el chino, la Pochi compró de la común.
La cuestión es que justo cuando me estaba por quedar dormida, empezaron a los gritos en el departamento de al lado. Parecía que el que gritaba era un hombre, pero como no se entendía bien, agarré el vaso que tengo en la mesita de luz para poner la dentadura, y lo apoyé contra la pared para escuchar mejor. Eso sí: con el oído derecho, que tengo el audífono.
-¡Atorranta!, gritaba el hombre, y se escuchaba a una mujer que lloraba
-¡Arrastrada!, le decía el tipo, y ella lloraba más fuerte
-¡Un día que vuelvo más temprano y me encuentro con ésto!, y la otra dale que dale al llorisqueo. De repente se escuchó un portazo, y unos golpes justo en la pared donde yo tenía apoyado el vaso.
Así que me fuí para el comedor, porque si hay algo que no me gusta, es andar metiéndome en la vida privada de los vecinos.
Prendí la tele, y puse el 98, para ver si seguían con esos concursos tan entretenidos, pero resulta que lo que estaban pasando parecía uno de esos programas que dan en ese canal encodificado que contrató la Pochi. Había un muchacho, totalmente desnudo, que pasó corriendo por el estudio. En la puerta de vidrio se cruzó con una viejita que entraba, que cuando lo vio de frente le hizo una sonrisa. El muchacho salió a la vereda, y mientras se tapaba las partes con una mano, con la otra le hizo señas a un taxi.
Parece que el taxista al principio no lo quería llevar, porque el muchacho se quedó un rato conversándole asomado a la ventanilla, con el culo asomado para afuera. Pero se ve que al final lo convenció, porque se subió al taxi, y se fueron.
La viejita, que se había quedado mirando todo, se empezó a apantallar la cara con el monedero.
Para mí que le subió la presión.

jueves, 1 de abril de 2010

En el canal 98 pasaron un concurso de animalitos


En el canal 98 pasaron un concurso de animalitos
Resulta que anoche, que la Pochi tuvo que quedarse hasta tarde haciendo horas extras en el Ministerio, me puse a mirar tranquila el 98. (cuando está ella en casa no lo pongo, porque como se ve en blanco y negro y sin sonido, tengo miedo que si lo ve, se le ocurra llamar a los del cable para que lo arreglen, y por ahí vienen y lo sacan, directamente).
La cuestión es que en la vereda que se ve a través de la puerta de vidrio, estaba un señor con su perro, parece que esperando que lo llamaran para empezar a participar en el concurso.
El tipo se parecía bastante al abogado que vive en el 7ºC, que la Pochi siempre me cuenta que cuando se lo cruza en el ascensor, le habla, le habla y no le deja de hablar. Se ve que es un hombre muy conversador.
En eso, llegó un muchacho en moto, y paró al lado del señor. El muchacho le entregó unos paquetitos cuadrados chiquitos, el hombre le dio plata, y el muchacho se fue enseguida. Ni se hablaron.
Entonces, el señor se guardó los paquetitos en el bolsillo del pantalón, pero uno se le cayó al piso, y ni se dió cuenta. Pero el perrito enseguida lo vió, lo olfateó un poco, y se lo mandó al buche.
El hombre se acercó al árbol, se ve que para que el perrito hiciera pis antes de entrar al canal. Pero parece que el animal estaba ansioso por hacer las pruebas que le habían enseñado, y no podía esperar a que empezara el concurso, porque en vez de pishar, empezó a correr en redondo como un enloquecido. Después se trepó al árbol. Se ve que el dueño le había enseñado a imitar a los gatos. Cuando se bajó del árbol, hizo como una vuelta carnero y se zambulló en el pozo de los arqueólogos. Ahí estuvo nadando un buen rato, de una punta a la otra, cada vez más rápido. Cuando salió, así nomás, todo mojado, se quizo reproducir con la pierna de una señora que pasaba. ¡Qué plato! ¡La pobre mujer saltaba en una pata, y no se lo podía sacar de encima!
Después entró al estudio, y se puso a saltar en dos patitas, como si fuera una persona. Se subió al escritorio que está al lado de la puerta de vidrio, y se empezó a revolcar haciéndose el muertito.
Ahí el dueño lo pudo sujetar, y lo ató como un matambre con la correa. Entonces se lo puso abajo del brazo, y se metió en la puerta de los puntos.
Sacó siete. La verdad, que con todas las habilidades que mostró, yo pensé que le iban a dar más puntaje.
A lo mejor le descontaron porque le quizo hacer la porquería a la pierna de la señora, y eso no se puede mostrar en el horario de protección al menor.