el canal 98
(la vida, vista desde la cámara del palier de la planta baja)


La Pochi finalmente se decidió, y contrató la TV por cable.

Lamamádelapochi descubrió un canal que la tiene atrapada, y cuenta lo que ve
..............................................................................................................................................................................

jueves, 1 de abril de 2010

En el canal 98 pasaron un concurso de animalitos


En el canal 98 pasaron un concurso de animalitos
Resulta que anoche, que la Pochi tuvo que quedarse hasta tarde haciendo horas extras en el Ministerio, me puse a mirar tranquila el 98. (cuando está ella en casa no lo pongo, porque como se ve en blanco y negro y sin sonido, tengo miedo que si lo ve, se le ocurra llamar a los del cable para que lo arreglen, y por ahí vienen y lo sacan, directamente).
La cuestión es que en la vereda que se ve a través de la puerta de vidrio, estaba un señor con su perro, parece que esperando que lo llamaran para empezar a participar en el concurso.
El tipo se parecía bastante al abogado que vive en el 7ºC, que la Pochi siempre me cuenta que cuando se lo cruza en el ascensor, le habla, le habla y no le deja de hablar. Se ve que es un hombre muy conversador.
En eso, llegó un muchacho en moto, y paró al lado del señor. El muchacho le entregó unos paquetitos cuadrados chiquitos, el hombre le dio plata, y el muchacho se fue enseguida. Ni se hablaron.
Entonces, el señor se guardó los paquetitos en el bolsillo del pantalón, pero uno se le cayó al piso, y ni se dió cuenta. Pero el perrito enseguida lo vió, lo olfateó un poco, y se lo mandó al buche.
El hombre se acercó al árbol, se ve que para que el perrito hiciera pis antes de entrar al canal. Pero parece que el animal estaba ansioso por hacer las pruebas que le habían enseñado, y no podía esperar a que empezara el concurso, porque en vez de pishar, empezó a correr en redondo como un enloquecido. Después se trepó al árbol. Se ve que el dueño le había enseñado a imitar a los gatos. Cuando se bajó del árbol, hizo como una vuelta carnero y se zambulló en el pozo de los arqueólogos. Ahí estuvo nadando un buen rato, de una punta a la otra, cada vez más rápido. Cuando salió, así nomás, todo mojado, se quizo reproducir con la pierna de una señora que pasaba. ¡Qué plato! ¡La pobre mujer saltaba en una pata, y no se lo podía sacar de encima!
Después entró al estudio, y se puso a saltar en dos patitas, como si fuera una persona. Se subió al escritorio que está al lado de la puerta de vidrio, y se empezó a revolcar haciéndose el muertito.
Ahí el dueño lo pudo sujetar, y lo ató como un matambre con la correa. Entonces se lo puso abajo del brazo, y se metió en la puerta de los puntos.
Sacó siete. La verdad, que con todas las habilidades que mostró, yo pensé que le iban a dar más puntaje.
A lo mejor le descontaron porque le quizo hacer la porquería a la pierna de la señora, y eso no se puede mostrar en el horario de protección al menor.

2 comentarios:

  1. A ese perro si lo contrata el dueño de un circo echa a los enanos, los equilibristas y los payasos y sale ganando! es un crack!

    ResponderEliminar
  2. Raro que el perrito, después de zamparse un gramo de un saque, no haya pedido una guitarra eléctrica y entonara desafinado la de Charly "no puedo bajar... déjalo que suba!"

    ResponderEliminar